Compañias telefónicas quedan desplazadas luego de la compra de Skype

La compra de Skype por Microsoft deja a los operadores en una situación complicada. El tráfico de voz y de datos está quedando en manos de outsider, del mundo web o del tecnológico, más ágiles y más sensibles a los consumidores de la nueva era 2.0 y a tarifas más económicas.

La posibilidad de hablar por teléfono en forma gratuita o enviar sin costo como mensajes, fotografías o vídeos ya no es una utopía gracias a Internet. Los gigantes de la Red han proporcionado servicios como Google Talk (Google), Viber (Apple), WhatsApp o Skype (Microsoft) que permiten todo lo anterior con una conexión de banda ancha y un terminal con acceso a la Red (portátil, smartphone, netbook, tableta, etcétera).
Las compañías telefónicas han mirado hasta ahora en forma pasiva como les quitaban el negocio de las manos al tiempo que tenían hacer frente a importantes inversiones para ampliar las redes, tanto fijas como móviles, debido al creciente tráfico derivado de servicios que explotan otros y de los que no obtienen casi beneficio.
Recién han tomado medidas defensivas intentando frenar a servicios como Skype. La vicepresidenta de la UE, Neelie Kroes, anunció el pasado mes de abril que se ha abierto una investigación a los proveedores de acceso a Internet (ISP) para determinar si reducen la velocidad de los servicios de voz sobre IP como Skype.
La adquisición de Skype por Microsoft ha remecido a los ejecutivos de las telefónicas, tranquilos en su seguro negocio de cobrar todos los meses a sus abonados por llamadas y mensajes con un amplio margen de beneficio gracias a una red antigua y por lo general ya amortizada.
Pero ese mundo tranquilo está a punto de cambiar debido a Internet.
Los ciudadanos envían hoy más mensajes escritos que nunca, sólo que usan otros medios. Las redes sociales (Twitter y Facebook) y los servicios mencionados como Skype están reemplazando a la comunicación telefónica tradicional.
Ahora, ¿por qué? las compañías telefónicas no han comprado las empresas que dan esos nuevos servicios no es fácil de responder. Financieramente tienen más capacidad que las compañías de Internet. Pero, ¿alguna operadora adquiriría un servicio que le restara ingresos a su propio negocio?
La estrategia es más bien la contraria y a la defensiva. Por una parte, las operadoras van a aumentar sus esfuerzos para lograr una regulación que obligue a los proveedores de servicios y contenidos como Google, Microsoft o Yahoo, a pagar una tarifa (peaje) por la mantención de la red y, por otro, van a intentar eliminar las tarifas planas. La estadounidense AT&T ya ha eliminado desde el pasado 5 de mayo su tarifa plana de acceso a Internet y ninguna operadora móvil, ni en España ni fuera de ella, tiene tarifa plana real.

Noticias RSS  Feed RSS

Suscríbete a los diferentes secciones de noticias usando su respectivo feed.