Obama busca regularizar indocumentados

Con más de la mitad de su periodo ocupado en la reforma sanitaria y la recuperación económica del país y ya con el enemigo público número uno eliminado en Pakistán, Obama ha impulsado la reforma migratoria en un discurso en El Paso (Tejas), en la frontera con México. El presidente ha pedido una reforma de la inmigración que responda a "las necesidades económicas y de seguridad del país en el siglo XXI". "Nos definimos como una nación de inmigrantes. Una nación que da la bienvenida a todo aquel que adopte los ideales americanos", ha afirmado Obama.

La intención de Obama para emprender la reforma tiene dos vertientes: el aumento de la seguridad en la zona fronteriza y un proyecto que al otorgar la ciudadanía a inmigrantes indocumentados mejore la economía del país. El presidente señaló que no quiere que "el próximo Google sea inventado en China". "Fíjense en Intel, en Google, en Yahoo y en eBay", ha dicho Obama, "todas son grandes compañías y todas han sido fundadas por un inmigrante".
Es difícil que Obama pueda sacar adelante esta reforma en este periodo. Si no pudo darle el empuje necesario cuando el Partido Demócrata tenía el control de la Cámara de Representantes, menos ahora que los republicanos tienen de mayoría. Obama, sin embargo, necesita volver a conectar con la población hispana, clave para su reelección en 2012. En el 2008, obtuvo el voto de dos de cada tres hispanos.
Su presencia en El Paso fue simbólica. La ciudad está a orillas del Río Bravo, fronteriza con Ciudad Juárez, en Chihuahua (México), uno de los lugares más peligrosos del mundo por la activiadd de los narcos. Según Obama, en estos momentos en la frontera "hay más botas que en ningún otro momento de la historia", con más de 20.000 agentes de la Patrulla de Fronteras.
las únicas pifias que el presidente Obama recibió durante su discurso fueron cuando mencionó del muro. "Querían un muro [los legisladores republicanos]. Ese muro está casi acabado", señaló.
Pero ese tiempo pasó. Estados Unidos necesita a los inmigrantes. "Los inmigrantes han hecho que América sea grande y líder en el sector de los negocios, en la ciencia en la educación y en la innovación", afirmó Obama.
La Casa Blanca quiere llegar a un acuerdo con la mayoría republicana para este proyecto de la emigración ilegal. "Demócratas y republicanos como el ex senador Mel Martinez o el ex asesor de Bush Michael Chertoff o como el alcalde de Nueva York Michael Bloomberg", ha citado Obama. "Todos son conscientes de la imperiosa necesidad de revisar nuestras leyes". La reforma "es lo más inteligente para nuestra economía". El aspecto económico no es ajeno a este proyecto de ley ya que Estados Unidos podría recaudar 66.000 millones de dólares en impuestos tras la legalización.
En EE UU de América viven unos 11 millones de inmigrantes indocumentados, la mayoría de origen latinoamericano. Obama se comprometió a abordar la reforma migratoria en su primer año de gobierno pero no pudo ser, ahora Obama tiene las condiciones. De acuerdo a un informe del Centro Pew de Investigación, el 72% de la población estadounidense está dispuesta a la creación de un sistema que permita obtener la ciudadanía a los indocumentados. El Partido Republicano teme la palabra amnistía y sus representantes se han opuesto a cualquier posibilidad que pase por ahí. Obama ha descartado esa opción al afirmar que podría sortear al Congreso y cambiar él mismo las leyes actuales. "Pero así no es como funciona la democracia", finalizó.

Noticias RSS  Feed RSS

Suscríbete a los diferentes secciones de noticias usando su respectivo feed.