El comunista de buen vivir

Friedrich Engels fue, además del sustento material y apoyo intelectual de Marx, el precursor de las 'izquierdas exquisitas' a las que hoy se denomina irónicamente con el anglicismo red 'set'.

El marxismo no habría sido el mismo sin Friedrich Engels debido a todos sus aportes político, intelectual y materiales. A pesar de que se otorgó a sí mismo el modesto rol de 'segundo violín', tras la gran figura de Marx, Engels no sólo apoyó económicamente al autor de 'El capital' durante buena parte de su vida, sino que hizo importantes contribuciones teóricas a su teoría política el socialismo científico.
Eso por no mencionar otras contribuciones, como su papel de negro en muchas escritos y trabajos periodísticas de Marx e incluso en el terreno personal al aceptar que se admitiera como suya la paternidad del hijo que Marx tuvo con una criada.
Además de sus aportes fundamentales a la teoría marxista, Engels fue un gran ser humano, de indudable atractivo y, como cualquier persona, no exento de contradicciones. Por años, tuvo una doble vida: respetable industrial de día y conspirador y teórico revolucionario de noche. Su desempeño en la empresa familiar fue una concesión inevitable; nunca se sintió cómodo en él, pero le dio tanto el dinero para sostener a Marx como información de primera mano del funcionamiento del capitalismo que también fueron útiles para la escritura de 'El capital'.
Engels fue siempre una persona vital y buen vivir. Rebelde a la rigidez moral de su familia desde la adolescencia. "Ni siquiera el miedo al castigo parece enseñarle la obediencia incondicional", señaló en una oportunidad su padre.
A diferencia de Marx, no realizo estudios universitarios, pero asistió a las aulas universitarias en Berlín donde conoció a Bakunin, Kierkegaard y Jacob Burckhardt. En ese periodo fue un entusiasta hegeliano (de izquierdas), deslumbrado, sobre todo, por Feuerbach.
Engels era de inteligencia despierta,y erudito (Marx le consideraba "una enciclopedia andante"), vital, uno de los divulgadores más prolíficos de la doctrina marxista, el viejo Engels, 'el General' (denominado de esta manera por sus conocimientos militares) revive en la biografía del británico Tristram Hunt El gentleman comunista (Anagrama), que es también el reflejo de una época en que el mundo estuvo a punto de cambiar radicalmente.

Noticias RSS  Feed RSS

Suscríbete a los diferentes secciones de noticias usando su respectivo feed.