Vigencia de Charlotte Bronte

Si a Charlotte Bronte le hubieran dicho en el siglo XIX que su nombre seguiría apareciendo en los carteles bien entrado el siglo XXI, la escritora se habría reído a carcajadas. Pero Charlotte Bronte, y también Jane Austen, ha persistido en el tiempo y no pasa mucho sin que alguien decida adaptar Jane Eyre (su novela más famosa) al cine o a la televisión inmediatamente después.

Los hechos son los que siguen: entre 1910 y 1996 se han estrenado quince Jane Eyre (y eso sin contar una maraña de adaptaciones televisivas) a un intervalo de cinco años entre película y película: unas cifras solo al alcance de los elegidos.
En los últimos quince años la actividad se ha detenido y, excepto dos obras para televisión, Jane Eyre no había vuelto a ser presentada en la gran pantalla. Esto cambió con una sorprendente versión dirigida por Cary Fukunaga, que ha convertido al personaje de Bronte en una alguien dura y sin manías a la que no es fácil doblegar.
Esta Jane Eyre es más dura que las anteriores y menos dispuesta a que la reprendan y aun cuando el sentido de la obra se mantiene inalterado

Un clásico

De acuerdo a Charles McGrath de The New York Times el secreto de la longevidad de la novela de Bronte es su condición de clásico. Parece obvio, pero los personajes que la escritora delineo siguen vigentes y sus lecciones aplicables a la sociedad moderna.
El carácter de la protagonista femenina y que resulte tan atractiva en su rebeldía ha permitido a mantener el aura de culto que convence a los empresarios a financiar una y otra vez la misma película. La empatía que generan la vida de Jane y Elizabeth Bennet (protagonista de Orgullo y prejuicio) entre las mujeres es también otro factor que contribuye a este hecho.
Al parecer la Inglaterra del siglo XIX continúa siendo atractiva para el público.

Noticias RSS  Feed RSS

Suscríbete a los diferentes secciones de noticias usando su respectivo feed.